El boletín más importante es el de la vida

Según UNESCO, millones de estudiantes no alcanzan un nivel mínimo de lectura ni en matemáticas. La única fórmula es “Educación = cantidad + calidad”.

El Instituto de Estadísticas de la UNESCO reveló datos correspondientes a la educación en el mundo, en los cuales América Latina y el Caribe mejoraron varios índices pero aún tienen desafíos pendientes.

Este organismo de la ONU dio a conocer cifras referidas a la cantidad de chicos y chicas escolarizados en el planeta y cuál es la proyección de acá a futuro. El marco del análisis es el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 4, la meta educativa hacia 2030.

Además de la cantidad, UNESCO también dio a conocer referencias sobre la calidad educativa. En ese plano fue contundente: más de la mitad de los egresados de secundaria de América Latina y el Caribe no tienen los niveles mínimos de comprensión lectora.

En matemáticas las cifras no son mucho más alentadoras.

Estudiantes sin nivel mínimo de comprensión lectora (por región)

14 % América del Norte y Europa

31 % Este y sudeste Asiático

36 % América Latina y el Caribe

57 % Asia occidental y África del norte

88 % África subsahariana

La lectura en América Latina y el Caribe

Más de la mitad de los jóvenes que terminan la secundaria en esta región no alcanzan un umbral mínimo de capacidad lectora.

19 millones son los chicos y chicas en esa situación

36 % adolescentes actualmente escolarizados que no tiene nivel adecuado de capacidad de comprensión lectora

26 % en el caso de los chicos con edad de primaria

Las cuentas no dan

52 % de los jóvenes de la región no llegan a un nivel de suficiencia en matemáticas.

62 % en el caso de los alumnos de secundaria

46 % entre todos los de primaria

 

Los tiempos cambian, la educación debería

Frente a esta situación, Silvia Montoya, directora del Instituto de Estadísticas de la Unesco, plantea que hay una “nueva definición de analfabetismo”.

“Carecer de comprensión lectora es una especie de discapacidad o de incapacidad para poder insertarse en la sociedad, poder votar y entender las propuestas de los candidatos, poder tener entendimiento de los propios derechos y deberes como ciudadano. Me parece que afecta todas las dimensiones”, afirma categóricamente.

La buena noticia: según UNESCO, América Latina y el Caribe es una de las regiones con mayores índices en cuanto a alcance de la educación y de las que más mejoró en los últimos años.

Sin embargo, en cuanto a calidad todavía hay cuentas pendientes. Hay múltiples factores que entran en juego, como políticas públicas, situación de la infraestructura, la vida cotidiana y familiar de los alumnos, la formación docente.

“Un chico que ingresa el año próximo a la sala de tres estará terminando el secundario en la década de 2030”, señalan Alejandra Cardini y Belén Sánchez, del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

Más claro echarle agua. En 2030 muchas cosas serán distintas a hoy 2017. El mundo cambia constantemente, si la educación no acompaña ese cambio millones de jóvenes van a quedar vulnerables frente a la vida.

Learning for Life y la experiencia del Instituto Speroni, de La Plata , pueden ser dos tirones de orejas para repensar qué y cómo es la educación que necesitan los jóvenes.

 

Otros Artículos

Jóvenes y Mundo
El Vaticano fue sede del Simposio de la Juventud
Jóvenes de todo el mundo se reunieron en el Vaticano para debatir los objetivos de la ONU y buscar estrategias en conjunto.
Educación
Equidad y oportunidades, bases para una educación de calidad
Un informe reciente de la BBC de Inglaterra se pregunta qué es lo que lleva al alto nivel educativo de un país. La igualdad de oportunidades, la clave.
Emprendedorismo
Con el superpoder de sonreír

Un proyecto en Colombia hace prótesis para chicos inspiradas en superhéroes. Usan la tecnología 3D para que ellos cumplan su misión: ser felices.